De sexo se habla y se escribe mucho, mas de lo que se practica.
Esto no es una guía para practicar mas, pero puede ser que mis experiencias
te hagan sonreír, sonrojar o te ayuden a conocer mas sobre el tema, buscarle
nuevos puntos de vista, o aprender juntos sobre sexo, erotismo y placer.

sábado, 21 de mayo de 2011

EL NUEVO YERNO

Un muchacho, timbró a la puerta de la casa de su novia.

Abre el padre de la chica y pregunta: - ¿Qué desea, joven?

- Pues, verá usted, vengo a hablar sobre su hija.

- Bueno, pase joven a la sala y allí me cuenta de qué quiere hablar conmigo.

El joven, respiró hondo y comenzó: - Mire usted, vengo a comunicarle que a su hija y a mí, nos gustaría compartir nuestras vidas, nos queremos casar.

El señor sonrió. - Eso está muy bien, pero cuénteme chico: ¿cuenta con un salario digno para poder sustentar a mi hija y los hijos que vengan?

El joven, con todo el aplomo del mundo, contestó: - Aunque soy Músico titulado, no gano mucho..
Sin embargo, su hija me ha comunicado lo que ganan su distinguida esposa y usted. Confiamos en tener una pequeña ayuda de vuestra parte para pagar el teléfono, el agua, la luz y el supermercado.

Un poco sorprendido por la respuesta, el padre, hizo otra pregunta: - Bueno, ¿y piensan comprar un piso o una casa? ¿O prefieren alquilar ...?

El joven, con mirada inocente, contestó: - Si antes le pedí una pequeña ayuda para poder ir viviendo, hemos pensado que, como esta casa es muy grande y pueden vivir perfectamente dos matrimonios, no es necesario comprar o alquilar. Deseamos vivir en esta casa con vosotros.

El señor, desconcertado por la actitud del muchacho, continuó con el interrogatorio: - Dígame algo, ¿tiene coche?

El joven, sonriendo, respondió: - No tengo coche, pero hemos estado pensando que si tienen tres, para qué vamos a comprar uno más. Nos deja el que les sobra y así no es necesario adquirir otro.

En ese instante, entró en la sala la madre de la novia, quien, mirando primero al joven y luego a su esposo, preguntó cordialmente: - ¿Se puede saber de qué hablan?

El esposo respondió: - Querida mía, qué bueno que llegas, quiero presentarte al Señor Arbitro, quien pretende ser el futuro marido de nuestra hija..

El joven, desconcertado y molesto, inquirió: - Oiga, ¿por qué me llama Señor Arbitro?

A lo que el presunto suegro contestó: -Y bueno, grandísimo hijo de puta, ¿cómo demonios quieres que te llame, si hasta ahora lo único que vas a poner en esta casa es el pito?

2 comentarios:

  1. jajaja... solo le falta casarse de penalty...

    ResponderEliminar
  2. me encantas, tu siempre estás en los detalles, muac

    ResponderEliminar

Atrévete, dime lo que piensas, es anónimo, pero al menos deja un nick o apodo